A muchos les puede parecer que es un tema de broma, una extravagancia propia de personas que no están bien de la cabeza, pero lo cierto es que no son pocos los adoradores de Satán, el símbolo del Mal por antonomasia, aquel personaje bíblico, el ángel caído, que lleva a la humanidad por el mal camino y que la tienta con sus propuestas pecaminosas como http://www.mrpornogratis.com.ar.

En las distintas iglesias o congregaciones que adoran a Satán o Satanás se llevan a cabo rituales que al fin y al cabo son pactos con el diablo, compromisos irrompibles con él a cambio de obtener algo. De hecho, suelen incluir un poco de sangre del que lo realiza, lo que constituye una forma de que Satán entre en su cuerpo a través de las heridas causadas, y se consideran pactos imposibles de echar atrás, además de únicos e irrepetibles.

Creer o no creer, esa es la cuestión

Estos conceptos abstractos ya de por sí escandalizarían no solo a los más fervientes cristianos, sino también a gente con menos fe religiosa, pero el caso es que cuando se revelan ritos satánicos llevados a cabo en la realidad con todo lujo de detalles se ven algunos que son realmente extraños a ojos de cualquiera.

Desde el sexo ritual hasta el sacrificio de bebés, pasando por la matanza de animales, beber sangre o comer órganos, el objetivo es darle a Satanás algo de valor para conseguir lo que se le pide, y los cultos satánicos consideran que el asesinato de personas es el mayor sacrificio que se le puede ofrecer, siendo el de los bebés, y especialmente el de los no nacidos, el de más valor. De hecho, se habla de embarazos dentro de las sectas con el único objetivo de matar al no nacido en el noveno mes de gestación como sacrificio de insuperable valía. Todo ello se conoce gracias al testimonio de miembros actuales o pasados de sectas satánicas, que hacen bueno el dicho de “la realidad supera la ficción”.

Además, están los crímenes asociados al satanismo. Entre 1989 y 1993, por ejemplo, varios niños brasileños desaparecieron y fueron víctimas de castración por parte de una secta, tras lo cual fueron abandonados y algunos de ellos acabaron muriendo. Los que no, tuvieron un trauma para toda la vida.

A finales los ochenta, el narcotraficante mejicano Adolfo de Jesús Constanzo secuestraba a personas y las torturaba y asesinaba lentamente con mucha violencia. Se habla incluso de la apertura del tórax para morder el corazón estando la víctima aún viva.

ku klux klan

En 1996 el cadáver de una anciana de 77 años fue exhumado y empalado con un gran crucifijo, otro acto cometido por satanistas, que se suma a varias iglesias quemadas, asesinatos de sacerdotes y todo tipo de crímenes llevados a cabo por adoradores de Satán o aficionados a la estética y la simbología que se le suele asociar, sin ser necesariamente miembros de cultos satánicos.

En muchos casos de crímenes de este tipo los perpetradores aseguran que el mismísimo Satán, en forma de voz, a través de un animal, personándose o poseyendo a la persona, les ha ordenado el acto, algo que no sirve como atenuante en caso de detención y juicio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *