Jacinto Verdaguer, poeta y exorcista español

Jacinto Verdaguer es uno de los grandes escritores de la época del Renacentismo. Como poeta romántico, su vida fue convulsa, con una lucha interna y externa entre sus dos vocaciones, la literaria y la religiosa. Es esta tensión vital, cruzada con el seguimiento de su obra poética, la que como no podía ser de otro modo marca el ritmo de la biografía que le han dedicado Marta Pessarrodona y Narciso Garolera, publicada por Cuadernos Quema. Los autores también han sufrido una tensión, no siempre muy resuelta, entre la vocación de llegar a todos los públicos y ser eruditos, con curiosas referencias fuera de época. A la vez, han sabido encomendar la pasión verdagueriana con un texto minucioso, enérgico y muy salpimentado de anécdotas significativas. El trabajo de síntesis y documentación es más que notable.

Cabe destacar su curioso interés por el exorcismo, tan morboso en su época como el porno español gratis en la actualidad. Por eso queremos destacarlo dentro de nuestra sección de sucesos paranormales, ya que no es tan habitual que un referente de las letras se adentre en un mundo tan oscuro y, a veces, denostado como el de los exorcismos.

Marca España: religión y literatura

Verdaguer, sin duda, es un personaje de novela: un cura indomable por sus superiores religiosos, un católico ortodoxo que se desvía apasionadamente por el camino de los exorcismos, un espíritu libre y torturado que se rebela contra sus poderosos mecenas, un hijo de la tradición que innova literariamente desde la raíz popular, un hombre conservador que acaba perseguido por los suyos y convertido en símbolo de las masas desheredadas, y defendido por la prensa progresista. Su prematura muerte, rodeada de intrigas, y su multitudinario entierro (se habla de 200.000 asistentes en una Barcelona de poco más de medio millón de personas) son el colofón de una vida convulsa entre el cáliz y la lira, como remarcan los autores.

Menos el sexo, que se supone que debía de sublimar con la inmensa pulsión poética y la atracción fatal cabe los exorcismos, en su biografía están los otros dos grandes ingredientes clásicos: el dinero (en su caso, carencia de dinero: siempre endeudado y a punto de ser desahuciado) y el poder (en su caso, también carece de poder, siempre enfrentarse). De nuevo como romántico, Verdaguer es un carácter individual e individualista, es el artista contra el mundo, con la única fuerza de su creatividad y su espíritu elevado, y llastat por un cuerpo enfermizo.

Cualquier lector catalán con unas mínimas pretensiones de comprensión de la propia cultura se lo tendría que hacer suyo, este libro, una invitación a repensar una figura poéticamente inmensa y humanamente trágica, un hombre que, a través de su genialidad ingenua, nos despierta una inevitable ternura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *